Feliz 30 Aniversario, Excel

Hace treinta años nacía un programa que cambió la forma de organizar y manejar la información en todas las empresas.No fue el primero en su tipo, pero con el tiempo se convirtió en el más usado y en sinónimo de planilla de cálculo

NUEVAREGION.COM · Computadoras · por Claudio H. Sánchez / LaCapital.com.ar

La tapa de la edición del 22 de diciembre de 1987 de la revista especializada PC Magazine estaba dedicada a un nuevo programa, Microsoft Excel. El título principal preguntaba: ¿La mejor planilla de cálculo de todos los tiempos?

Las planillas de cálculo tenían por entonces una larga historia, que había comenzado en 1978, cuando un estudiante de la universidad Harvard llamado Daniel Bricklin imaginó una calculadora cuyo visor pudiera guiarse a lo largo y a lo ancho de una planilla virtual, como si fuera la mira de un avión caza. En cada casillero de la planilla se podría escribir un dato o realizar un cálculo. Ese fue el origen del VisiCalc, la primera planilla electrónica de cálculo.

A Bricklin le llevó un fin de semana escribir el primer prototipo de su programa. Tenía solamente quince filas y cuatro columnas, que era lo que entraba en la pantalla de un monitor estándar de esos años. No tenía opción para imprimir: el usuario debía copiar a mano los resultados en una hoja de papel si quería conservarlos. Tampoco se podía guardar el trabajo. Había que escribir nuevamente todos los datos y fórmulas cada vez que se iniciaba el programa.

Su primer uso fue en un trabajo práctico del propio Bricklin. El profesor quedó muy impresionado por la cantidad de cálculos que resolvía pero le sorprendió que no hubiera ninguna operación de división. Bricklin le explicó que para el tipo de información que quería obtener las divisiones no eran convenientes. No podía decirle que todavía no había puesto a punto esa función en el programa.

A Bricklin se le unió su amigo Robert Frankston y ambos presentaron la primera versión comercial de VisiCalc en junio de 1979, durante un congreso de computación en Nueva York. Eso fue dos años antes de la aparición de la PC IBM.

En cierta forma, y a pesar de sus limitaciones, VisiCalc creó la computación personal. Hasta ese momento, las computadoras hogareñas eran poco más que juguetes. La gente las usaba para videojuegos o para unas pocas aplicaciones domésticas. La planilla de cálculo hizo de la computadora personal una herramienta útil para las empresas. De repente, todos empezaron a hacer sus cálculos con VisiCalc. Cálculos que normalmente llevarían horas podían hacerse en segundos gracias al “recálculo automático”: cuando se modificaba un dato, el programa calculaba instantáneamente cómo esa modificación repercutía en el resto la hoja.

A VisiCalc pronto le surgieron competidores: Supercalc en 1980, Multiplan en 1982 y, especialmente, Lotus 1-2-3 en 1983. Lotus era mucho más avanzado y se convirtió el estándar de planillas de cálculo hasta que, hacia 1989, fue superado por Quattro pro. Pero para entonces ya había aparecido Excel.

Excel fue la primera planilla de cálculo especialmente diseñada para funcionar en Windows. Para los que nunca habían usado un sistema operativo gráfico, el contraste entre Excel y sus predecesores era notable. Hasta entonces todo se debía hacer con el teclado. Excel, por el contrario, se podía manejar con el mouse. Se podían cambiar colores, tipos de letra, y alturas de fila. Y tenía una opción con la que todos usuarios venían soñando desde hacía mucho: deshacer la última operación si nos arrepentíamos de los resultados. Todo esto nos parece natural hoy. Pero en 1987 era una novedad.

Excel no fue un éxito inmediato. A fines de los 80, la mayoría de las computadoras no eran suficientemente poderosas como para aprovechar las ventajas del nuevo programa. De hecho, el propio Windows era todavía bastante limitado y la muchos usuarios seguían prefiriendo el viejo sistema operativo DOS y su incómoda pero confiable interfaz donde todo debía ser escrito: desde la copia un archivo desde un disco a otro hasta preparar un disco para su uso. (Sí, antes de usar un disco por primera vez, había que “formatearlo”).

Pero el tiempo pasó y las computadoras se fueron haciendo cada vez más poderosas. Hacia 1992, Windows se había establecido como el sistema operativo preferido por la mayoría y el mercado estaba maduro para la consolidación de Excel. La versión 5, aparecida en 1994, ofrecía planillas de muchas hojas, un amplio repertorio de funciones y un lenguaje de programación basado en Visual Basic que ampliaba aún más las posibilidades del programa.

Excel siguió mejorando. Hoy ofrece planillas de más de un millón de filas y miles de columnas. Hay versiones para trabajar en línea o en un celular. Decimos “un Excel” para referirnos a una hoja de cálculo y todo el mundo entiende. Sea uno ingeniero, contador o empresario, la vida es más fácil gracias a las hojas de cálculo. Y hoja de cálculo significa Excel.